Dentro de nuestro recorrido por los quesos españoles con denominación de origen vamos a cruzar el Mediterráneo y trasladarnos a las Islas Baleares, allí nació un tipo de queso artesano que guarda una ancestral y milenaria manera de fabricarse, el Queso de Mahón Menorca DOP.

Vemos muchas similitudes si lo comparamos a las construcciones prehistóricas más características de las islas, los “talayots”, que son edificaciones con forma piramidal. Las piedras empleadas en estas construcciones tienen la misma forma que el ‘formatge de Maó’, incluso este queso antes de ser prensado para sacar el suero mantiene la forma troncocónica de un talayot.

Hablando del queso de Mahón-Menorca sobre su fabricación hay que remontarse al segundo milenio antes de cristo para encontrar los primeros vestigios de fabricación artesanal de esta joya gastronómica.

Encontramos las primeras fabricaciones según nos sugieren restos de cerámica de utensilios empleados para su elaboración, datados en el año 2.000 AC 

El proceso de fabricación del ‘formajat’ sigue la tradición, comienza su vida en los ‘llocs’ o fincas menorquinas para ser elaborados con leche cruda de vaca de las islas.

Son quesos de pasta prensada, con forma paralepipédica, con cantos y aristas redondeados, poseen el Sabor Natural de nuestra Isla, declarada reserva de la Biosfera por la Unesco

Se suele presentar con leche cruda y con leche pasteurizada, y sobre su curación; lo encontraremos como tierno (21-60 días), semicurado (2 – 5 meses) y curado (+ 6 meses). Su corteza es untada con aceite y pimentón, siendo amarillenta en el tierno, anaranjada en el semicurado y amarronada en el curado.

El queso Mahón-Menorca Artesano está el elaborado con leche cruda, al igual que nuestro queso Dehesa Dos Hermanas, pero con leche de oveja cruda.

Su proceso artesanal tras el cuajo de la leche se somete al prensado con un trapo de algodón o lienzo y con un palo que por medio de una cuerda girando se prensa para soltar todo el suero, quedando así la huella de los pliegues o mamella y dejando la forma característica que tiene este queso.

Se introduce en salmuera y posteriormente es trasladado a locales ventilados donde se orea y comienza el desarrollo de la flora superficial, allí recibirá los diferentes volteos y será protegida su corteza con aceite y pimentón.

Su contenido en grasa no es inferior al 38% sobre extracto seco. Y su sabor suave, ligeramente salado y acídulo, con ciertas reminiscencias a leche o mantequilla, cambiando a medida que avanza su maduración a un sabor y aroma más intenso y complejo, apareciendo el picante.

Desde el Consejo Regulador del Queso Mahón-Menorca ha creado el club Cheeseleader para los amantes de su queso donde podrás obtenerla gratuitamente a través de su web. Podrás disfrutar su queso a un menor precio y obtener regalos exclusivos.

Una delicia para los amantes del queso. Combinado con frutos secos, fruta como complemento de ensaladas, carne y pescados para gratinar o acompañado con pan tostado. El queso se convierte en una gran joya culinaria y un elemento fundamental de la mesa menorquina.