En nuestra Dehesa tenemos todo el control del proceso desde la siembra de la semilla hasta la obtención de nuestro magnífico queso. Desde la recría del cordero al ordeño de la leche que finalmente llega a nuestra quesería.
La leche de oveja, recién ordeñada, pasa a nuestra cuba de cuajo sin sufrir ningún tratamiento térmico posterior de pasteurizado que pueda modificar sus características físico-químicas y sensoriales. Únicamente la sometemos a un aumento de temperatura para que llegue a cuajarse (30º aprox.)

En quesería Dehesa Dos Hermanas nuestro método de fabricación sigue un proceso por el cuál no necesitamos pasteurizar la leche de nuestras ovejas, conservando así todas las características que nos aporta:

  • Es una riquísima fuente de vitaminas, oligoelementos y macrominerales, siendo rica en zinc, cobre, calcio, fósforo, manganeso, sodio y magnesio.
  • Su gran aporte nutricional, más rica en contenido proteico y graso que la leche de vaca siendo más digestiva que ésta.

Cuando vaya a comprar un queso lea su etiqueta de elaboración y recuerde que si está elaborado con leche pasteurizada, ésta habrá conseguido eliminar posibles microorganismos y agentes patógenos que contiene la leche, inactivando las enzimas. Pero ha perdido así su sabor propio e intenso el cuál ha sido reemplazado por un sabor más artificial con añadidos, fermentos y potenciadores del sabor.

Nos vamos a encontrar con opiniones contrarias al sistema de elaboración con leche cruda y otras contrarias al proceso de elaboración con leche pasteurizada. No son más que afirmaciones distorsionadas en torno a la leche. Pero desde Dehesa Dos Hermanas sabemos que los mejores quesos, son aquellos que mantienen este proceso de fabricación natural con la leche cruda, aquellos que mantienen el sabor de la tierra donde se han criado y alimentado sus ovejas.

La riqueza, el sabor y la calidad de nuestro producto la perderíamos si pasteurizáramos nuestra leche, por lo que para mantener la personalidad de un queso tan especial y característico seguimos elaborando nuestros queso con leche cruda de oveja.