Gonzalo de Berceo escribió en su obra que “unas tierras dan vino, en otras dan dineros, en aguna cevera, en alguntas carneros, fierro traen de alava e cunnos de azeros, quesos dan en ofrendas por todos los camberos“.

"Vida de San Millán de la Cogolla", Libro III, estrofa 466

Así es el queso más tradicional de cabra de La Rioja, autóctono de la Sierra de Cameros, el queso Camerano. Así que no solo hay vinos en La Rioja, sino un queso de cabra con Denominación de Origen Protegida.

Se trata de un queso característico por su forma y marcas exteriores, generados por la “cilla” que es el molde trenzado de mimbre. Lo podemos encontrar desde tierno, semicurado de 30 días hasta curado de 75 días, y en ambos procesos se emplea bien leche ya pasteurizada para los más tiernos o leche cruda para los más curados.

Desde el siglo XIII el queso Camerano está vinculado a los pastores de la Sierra riojana, la transhumancia hizo que estos aprendieran a fabricar el queso y a venderlo o entregarlo como impuesto por aquellas tierras donde pastoreaban sus cabras. Como bien dice la canción popular:
Ya se van los pastores a la Extremadura, ya se queda la sierra triste y oscura. Ya se van los pastores ya se van marchando, ya se queda la sierra triste y callando. Más de cuatro zagalas quedan llorando.

Un elemento de subsistencia y de mantenimiento que siguió su labor tradicional hasta llegar a declararse como producto con Denomimación de Origen Protegida en el año 2009.

Se trata de un queso que no presenta ojos en su pasta interior ni fisuras, es de color blanco y ligeramente marfil de textura elástica y resistente a la manipulación. Su forma es cilíndrica atortada y le caracteriza su corteza con la forma de la “cilla”.

La leche con la que se elabora el queso camerano procede de cabras de las razas Serrana, Murciana – Granadina, Malagueña, Alpina y sus cruces. Animales que en un 80% se alimentan del pastoreo y se complementa con la utilización de otros productos, como la paja de cereal, vid, ramón de olivo, cáscara de almendra, rastrojos de hortícolas y pulpa de remolacha.

El desarrollo de mohos de afinado y las friegas con aceite de oliva le proporcionan el bouquet perfecto, así como los colores de la maduración, ideal para combinar con los vinos de la zona, vinos de Haro, vinos de La Rioja. Destacar la Feria del Queso Artesano de Munilla (La Rioja) donde este queso es el centro de atención de los miles de visitantes que cada año, allá por el mes de Octubre se reúnen en torno al mundo del queso.

Las dos marcas más representativas de este tipo de queso son Los Cameros Quesos Celia