Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), cada persona consumió 73 litros de leche de media en el año 2014, pero esta cantidad no es suficiente para una correcta alimentación.

Hay que tener en cuenta que la leche y los productos lácteos como el queso son uno de los pilares nutricionales de nuestra alimentación en todas las edades.

El queso es un alimento con un gran valor nutricional que contiene de forma concentrada la mayoría de los nutrientes de la leche.

La interprofesional que engloba a todo el sector lácteo español (INLAC), que ha visto reducido el consumo de leche un 27% desde el año 2000, ha puesto en marcha una iniciativa con la ayuda de un comité científico independiente y multidisciplinar, para mejorar el conocimiento y la percepción que tiene la sociedad sobre este alimento.

INLAC recomienda que e consuman al menos 3 raciones de lácteos al día, para llevar a cabo una dieta sana y equilibrada, e incluso sería necesario aumentarla en el caso de niños, adolescentes, embarazadas, lactantes y ancianos.

Evitar que los adolescentes tengan fracturas óseas en un futuro, ya que el 60% de la población no requiere el consumo de calcio mínimo. EL 50% del calcio que consumimos proviene de la leche, un 20% de las proteínas y un 30 de las vitaminas.

Una de las causas de esta caída es la proliferación de otro tipo de leche de origen vegetal mucho menos ricas nutricionalmente y con azúcares añadidos. Expertos del sector mantienen que la sociedad da mayor credibilidad actualmente a un bloqueo que a un premio Nobel. Con este llamamiento se quieren desmontar mitos como el que la leche engorda y que apartar de la lactancia ya no se necesita.

En resumen los lácteos no hay que quitarlos de nuestra dieta, sino saber cuáles son los más adecuados para nuestra edad y para cada persona.

En cambio, los expertos corroboran un mito que sí es cierto: la leche ayuda a crecer. Un reciente estudio publicado en la 'American Journal of Clinical Nutrition' afirma que la diferencia de altura de un niño que bebe tres vasos de leche que no sea de vaca a otro que tome la misma cantidad de leche de vaca es de 1,5 centímetros. El comité científico lo tiene claro: "el mejor alimento es la mejor medicina para el cuerpo".