El ordeño tradicional es una labor que viene realizándose desde hace miles de años, desde que el hombre tuvo la necesidad de sacar la leche de aquellos primeros animales que fue domesticando y agrupando en pequeños rebaños. Una tarea que con el paso de los años viene extinguiéndose por el avance del ordeño automático.

El ordeño tradicional es una técnica que consiste en extraer la leche de la ubre de la cabra, oveja, vaca,… oprimiendo el pezón del animal mediante el plegado de la mano hacia el interior de esta y cerrando los dedos hacia la zona interna de nuestra mano. Se trata de un tipo de ordeño que si aún continúa es en zonas rurales y en rebaños pequeños, pero que poco a poco por razones higiénicas y presiones sociales está desapareciendo.

Esta desaparición tuvo sus primeros atisbos allá por el año 1836, según nos argumenta en su artículo sobre el origen de las ordeñadoras, el investigador e  historiador Alfred López. Fue una cánula metálica o tubo el primer instrumento empleado para obtener la leche del pezón que insertado por la gravedad hacía salir la leche.

La primera máquina ordeñadora fue patentada por Blurton, quién unía según Alfred López las cuatro cánulas a un embudo suspendido del propio animal. Idea que desarrolló comercialmente en 1851 Hodges & Brockedon, quienes fueron los primeros en incorporar el concepto de vacío en el ordeño. Concepto que perfeccionó Colvin en USA en 1860.

Fue Grosste, un francés quién inventó una máquina de ordeñar por vacío en la cuál los embudos (pezoneras) y tubos de leche eran de caucho conectados a un tarro lechero y con una bomba de vacío a pistón accionada de forma manual.

Con la llegada de la Revolución Industrial en Inglaterra, el perfeccionamiento y el avance en las ordeñadoras automáticas fue mucho más rápido. Destacando la presión en vez de negativa sobre el lumen del pezón, en positivo simulaba la presión ejercida por las manos. Destacarían las ordeñadoras de Crees.

 

Tras la Primera Guerra Mundial en 1922, Hosier incorpora a las ordeñadoras el sistema de transportar la leche por cañerias